Puede parecer fácil, pero la creación de contenido va mucho más allá de plasmar unas cuantas palabras en tus redes.

Cuando tu intención es hacer que tu audiencia forme una relación más estrecha con tu marca, debes enfocarte en ofrecerles contenido que les interese, contenido de valor.

 

Pero ¿qué es el contenido de valor?

Es cuando tu contenido es lo suficientemente atractivo para que tu audiencia muestre interés, logres captar su atención y quieran saber más sobre tu marca.

Brindar contenido de valor de manera constante, es la forma en la que tu público objetivo conectará y mostrará lealtad hacia la marca.

 

Ahora que sabes lo que es, te dejamos algunos tips para que puedas lograrlo:

 

Define “atractivo”.

Para calificar tu contenido como algo atractivo, este debe generar reacciones medibles por parte de tu audiencia.

Ya sea en comentarios, mensajes, shares o likes, tu audiencia debe mostrar interés por lo que les compartes.

Procura que tu contenido impacte de alguna manera, sea de valor y de su interés.

Con el enfoque correcto, puedes crear contenido con regularidad que deje una gran impresión.

 

Crea contenido con intención.

Lo increíble del contenido de valor, es que cada texto redactado puede ir enfocado a una intención diferente.

Antes de escribir tu próximo contenido pregúntate ¿qué quieres lograr con este contenido en particular?, ¿quieres entretener?, ¿quieres educar?, ¿en qué estará enfocado?

Al plantearte estas preguntas, sabrás con mayor exactitud qué esperar de tu estrategia de marketing en general, tendrás objetivos medibles y claramente definidos.

 

Hazlo demasiado valioso.

Hoy en día, todas las marcas se enfocan en brindarle a su audiencia contenido de valor, ocúpate de estar un paso adelante.

No solo ofrezcas contenido de valor, intenta darles aquello que tu competencia no puede o no quiere hacer.

Y haz que ese contenido que proporciones tenga tanto valor que tus lectores no puedan evitar recurrir a ti cuando busquen contenido de alta calidad.

 

Mantente creativo.

En el marketing de contenidos debe de haber un equilibrio dentro de la redacción para poder brindar contenido útil y de calidad.

Por un lado, debes de ser analítico. Tu contenido debe estar fundamentado, debe estar escrito de manera eficiente.

Por el otro lado, tienes que evitar el tono “serio”. La audiencia necesita una narración dinámica para lograr conectarse con lo que estás diciendo.

Por lo que lo mejor que puedes hacer es combinar un tono conversacional con información profesional.

 

Apóyate en tus fortalezas y pasiones.

Un gran problema por el cual la gente no llega a conectar con el contenido, es porque este está escrito sin intención, sin entusiasmo por lo que están hablando.

Como narrador, debes de lograr que la audiencia conecte y se identifique con lo que está leyendo.

¿Cómo puedes hacerlo? hazlo personal.

Utiliza tu experiencia para darle un tono más íntimo, esto le dará al contenido un nivel de profundidad y autenticidad que hará que la audiencia conecte.

 

Que tu contenido esté orientado a la acción.

Si no le das a tu audiencia algo que hacer, no te sorprendas cuando no hagan nada.

Debes incluir en tu contenido un call to action, desde registrarse para recibir notificaciones, hasta hacerlos visitar tu blog.

También puedes cerrar tu contenido con preguntas para la audiencia, así obtendrás comentarios y mensajes de manera constante.

Involucra a tu audiencia, haz que conecte con la marca y con tu contenido.

 

Narrar contenido de valor puede parecer un camino largo y difícil, pero una vez que empiezas a hacerlo, y ves como tu audiencia empieza a conectar con tu marca, los resultados hablarán por sí solos.

Si quieres que tu negocio empiece a ofrecer contenido de valor para los usuarios, ¡no dudes en escribirnos!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.